Próxima Actividad




Hola a todos, para este miércoles tenemos la primera sesión de la escritora uruguaya, Cristina Peri Rossi, con sus cuentos.

Peri Rossi ha sido una autora pionera y es la única escritora femenina vinculada al boom latinoamericano, un movimiento que generalmente es asociado con autores como Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes.

Cristina Peri Rossi es indiscutiblemente una de las grandes escritoras hispanoamericanas del siglo, y aunque ha destacado en casi todos los géneros, quizá sea el cuento donde ha demostrado mayor originalidad, destreza y versatilidad. Saludada en sus inicios por Julio Cortázar como una de las voces más brillantes de la narrativa breve.

Sus narraciones y producciones literarias, tanto en la poesía como en el cuento, recorren los universos fantásticos, el erotismo y la crítica social. En este libro de cuentos, es una recopilación de sus mejores libros de cuentos, donde preciso encontramos todos sus temas y obsesiones. Lo fantástico de "La ciudad de Luzbel", uno de sus más icónicos libros de cuentos y cuento, hasta el erotismo de "Te adoro", que publicó también en su columna en el diario El País. En "Naúfragos", donde aborda una de sus temas, el de los naufragios, el mar, los barcos, que tanto evocó en sus poemas, tanto como puente del erotismo, como de la desperación. También, su obsesión con el lenguaje, la estructura del idioma, con "La índole del lenguaje", "La sintaxis", etc. "Mi cartas" y "Los aledaños" son otras joyas, más reflexivas del mundo y la cotidianidad.

Cuento "Los Aledaños"

"La intuición era un elemento  fundamental,  y  a  partir  de  ella  debía  guiarse  aun  ignorando  el  fin.  Se  cree  que  se  viaja hacia un lado, y en realidad se va hacia otro, se dijo a sí mismo, y pensó que de todos  modos era un procedimiento lleno de encanto. «Seguramente creeré que viajo hacia el centro  del mundo, pero volveré a estar en un aledaño, conservaré la ilusión durante un tiempo, como  en el acuario, luego volveré a despertar una mañana con la certidumbre de que debo buscar el  centro  del  mundo,  emprenderé  el  camino,  llegaré  a  otro  suburbio  que  confundiré  con centro, y así sucesivamente.» La dificultad no lo disuadía. Sólo estaba convencido de que el  centro  del  mundo  no  estaría  allí  donde  él  llegara.  El  centro  del  mundo  no  viajaba  con  él:  si  existía,  estaba  afuera,  le  era  ajeno,  era  algo  que  debía  conquistar,  no  una  cosa  que  se  desplazaba  con  sus  camisas  y  sus  corbatas.  La  índole  del  centro  del  mundo  era  huidiza,  intangible".

(Los Aledaños, de Cristina Peri Rossi)
La ciudad de Luzbel, 1992

Y el resto del cuento es genial. La búsqueda del centro. Se puede equiparar a la búsqueda de Dios o cualquier cosa... con aires siempre de Cortázar... acá también de Dante, otra de sus confesas grandes inspiraciones.

Y para finalizar y no consumir todo el material de la sesión, dejo un fragmento (o 3 de las preguntas) de una excelente entrevista que le hicieron donde habla de uno de sus temas, el amor:

¿Se suple la falta de amor con mucho amor a uno mismo?

Es al revés. Esto que suelen recomendar los conductistas, que hay amarse primero a uno para luego amar a los otros, eso es mentira. El que se ama mucho a sí mismo no tiene espacio para el otro. El amor al otro puede ser más fuerte que el amor a uno mismo. La prueba es el sufrimiento, que seas capaz de sufrir. Porque el objetivo del amor, de la pasión, no es la felicidad permanente: habrá momentos de éxtasis y momentos de expiación. Pero el narciso se ahoga. Porque hay que hacer siempre una precisión: el narciso está enamorado de su imagen, no de sí mismo. Las personas narcisas están enamoradas de la imagen que proyectan hacia los demás, no de su yo. Toda esa gente que se ama tanto a sí misma termina por no tener espacio para los otros. Por algo el cristianismo dice que ames al prójimo tanto como a ti mismo. Mirá si te amarás a ti mismo que la prueba de amor es que ames al prójimo tanto como te amas tú. Si en el siglo XIX la enfermedad social era la histeria, por la represión sexual, y en el XX la neurosis por las guerras, yo creo que el XXI ha empezado como el siglo del narcisismo. La gente prefiere estar en su casa —con un robot, o con juegos (y yo soy muy amante de los juegos mecánicos)— al riesgo. El amor siempre es un riesgo. Porque estás descubriendo tu fragilidad. Es lo que decía William Blake: ¿Cómo voy a ser amigo de la mujer a la que amo si una mirada suya me conduce al paraíso, pero si me falta estoy en el infierno? El amor nos descubre nuestra fragilidad, y hay que ser muy valiente para ser vulnerable. Pero el aburrimiento —la falta de amor— es feroz.

¿Tiene algún sentido hablar del amor?

El amor hay que sentirlo. Es una cosa, por otra parte, muy reciente en la historia de la humanidad. El amor lo inventaron los trovadores. Y Dante.

¿No fue una crueldad, la invención del amor?

No, no lo fue. En primer lugar, fue civilizador, porque cuando aparece el amor, el amor de los trovadores, el señor lo único que quería era guerrear. Comía con los dedos, mataba jabalíes, y le ponía un cinturón de castidad a la mujer para que no follara con otro mientras él iba a guerrear, y se llevaba la llave. Cuando aparecen los trovadores y aparecen las cortes de amor (las cortes de amor fueron una maravilla inventada por las mujeres; los grandes movimientos civilizadores en la historia de la humanidad han sido protagonizados por mujeres, por grupos de mujeres), estas mujeres de la nobleza, totalmente hartas de sus brutos, empiezan a apoyar a los trovadores. El trovador elegía a una dama, que era su amada para siempre, pero la condición era no acostarse. A veces, ella le entregaba un pañuelo, una prenda íntima, y él, cuando tenía que ir a batallar, batallaba por ella. Pero ellas establecen unas normas, unas normas para el buen amor, y cuando un caballero dejaba de cumplir esas normas, hacían cortes de amor. Las cortes de amor eran como tribunales —de mujeres— que juzgaban al hombre (el trovador o el caballero) que había contravenido esa norma. Por ejemplo, la contravención podía ser que, en una batalla, el caballero no llevara la liga o el pañuelo que ella le hubiera dado, o que hubiera osado besar a otra. La condición era no llegar al coito, porque si no, venía el bruto y los mataba. Pero fueron tremendamente civilizadoras. Ellas pusieron la música, escribieron poemas (la mayoría de los poemas de trovadores eran escritos por las mujeres), traen la seda de Oriente, les enseñan a los brutos de los maridos a escribir, a comer con cubiertos. Fue un movimiento tremendamente civilizador. Imagínate, poder juzgar a alguien porque cometió una falta de amor. Precioso. Las normas yo antes me las sabía de memoria. La primera decía «Todo caballero debe palidecer ante la presencia de su amada». Bonito. Precioso.

¿Y dónde está documentado todo eso, de dónde viene?

De las cortes de amor. Yo tengo un libro francés traducido por mí hace muchos años, Leonor de Aquitania. Fue una de las mujeres más importantes de la historia de la humanidad. Uno de sus hijos era gay, Ricardo, lo capturaron los turcos. Cuando lo capturaron los turcos y pidieron un rescate, ella se montó a caballo y se fue a Turquía a por él. Pagó el rescate y volvió con él a Francia. Ricardo ya tenía treinta y pico de años. Leonor de Aquitania fue una de las creadoras de las cortes de amor. Tocaban instrumentos musicales, componían. Fue una época maravillosa. Es la única época bonita de la Edad Media. Sé que cuando traduje el libro leí un juicio de amor. Eso está documentado todo. Ahora, no llegaban al coito nunca. Era un amor ideal. Por eso que se considera un invento literario, el amor.



Saludos! y ojalá se animen a leer a esta brillante escritora.

Una Historia Sencilla, de Leila Guerriero





Hola a todos, el día de ayer tuvimos la segunda sesión sobre Alejandra Pizarnik, leímos poemas, y al inicio leí el siguiente texto de la joven escritora argentina, Mariana Enríquez, sobre Pizarnik. El artículo está publicada en la revista Página/12, igual al excelente texto que compartí hace semanas, que había escrito Leila Guerriero sobre Aurora Venturini. Pues, este texto de Mariana Enríquez hace parte de un libro titulado: Los malditos, una recopilación de distintos escritores. La editora de esa recopilación fue Leila Guerriero, quien le dejó el texto de Pizarnik a Mariana Enríquez por su afición a la escritora. 



Y menciono todo esto, porque precisamente volvemos a Leila Guerriero, quien será la última escritora argentina que leeremos. 

Luego de leer, novela, poesía, diarios, ensayos, tanta variedad nos han dado las argentinas, llegamos al periodismo, y a la pura literatura, de la mano de esta estupenda escritora. Y leeremos, "Una historia sencilla".

Una Historia Sencilla:

En enero del año 2011, Leila Guerriero viajó hasta un pequeño pueblo del interior de Argentina para contar la historia de una competencia de baile folklórico: el Festival Nacional de Malambo de Laborde. El malambo es un baile tradicional entre los gauchos argentinos y el festival termina con la coronación de un campeón. Para resguardar el prestigio del certamen, los campeones han hecho un pacto: una vez que ganan, ya no pueden volver a presentarse en otra competencia. La segunda noche, Guerriero vio a un bailarín que la dejó paralizada, Rodolfo González Alcántara, y decidió contar su historia. El resultado es esta crónica repleta de suspenso y plagada de personajes entrañables en la que González Alcántara cobra las dimensiones de un gladiador trágico. Este libro cuenta la más difícil de las épicas: la épica del hombre común.

Leila Guerriero

Leila Guerriero (Junín, 1967) es una periodista y escritora argentina. Reside en Buenos Aires desde 1984. Se inició en el periodismo en 1992, como redactora en Página/30, revista mensual del periódico Página/12. 

Realiza frecuentes incursiones en programas de la televisión argentina y es asidua colaboradora de la prensa de su país (La Nación) y de España (suplemento cultural Babelia, de El País).

Poesía y Diario, de Alejandra Pizarnik


Distancia de rescate (Samanta Schweblin)



Reseña de la novela, de Alejandro Salgado B:

Distancia de rescate (A.S.B Virtual Info)

La Travesía (Luisa Valenzuela)


Las Primas (Aurora Venturini)


Reflexiones del Hay Festival 2018. Anuncio del 1er Ciclo 2018




Diarios del Hay Festival 2018, de Alejandro Salgado B:

Diarios (Reflexiones, Conclusiones del Hay Festival 2018)


Primer Ciclo 2018: Ciclo "Mujeres escritoras de Latinoamérica, Clásicas, del Boom y Contemporáneas"


Dentro de mi (Doris Lessing)


La caída del Imán (Nawal El Saadawi)



Reseña de la novela, de Alejandro Salgado B.:

La Caída del Imán (A.S.B Virtual Info)

El Libro de la Almohada (Sei Shonagon)


La Novela de Genji (Murasaki Shikibu)


Las Flores del Mal (Charles Baudelaire) - Sesión especial


Cuentistas africanas



Americanah, de Chimamanda Ngozi Adichie




Hola a todos, mañana miércoles 23 de agosto, tenemos la 3ra y última sesión de la novela "Americanah" de nuestro ciclo Mujeres escritoras africanas de África y oriente. 

Comparto la reseña que hice de la excelente novela. Donde además encontrarán un pequeño testimonio personal con el pelo afro:



Saludos! 

María, de Jorge Isaacs (Sesión especial) - Aniversario 150 años


Pedro Salinas (Poesía) - Sesión especial


Silencio, de Martin Scorsese (Película)




Silencio, de Shūsaku Endō




Silencio (Shūsaku Endō) – Ciclo Japón (Literatura/Cine) – Club de Lectura Sícalo


La pasada sesión tuvimos una de las dos últimas sesiones de cierre del Ciclo de Japón (Literatura/Cine). Un ciclo muy rico, extenso y productivo. Como les mencionaba el pasado miércoles, “Silencio”, fue el título con que se inició la idea del ciclo, luego de que nuestra amiga Iliana me comentara que había visto la película (versión de Martin Scorsese del 2016), y que le había gustado, y de un artículo que salió sobre el libro original. A partir de ahí empecé a diseñar este ciclo, que de cierta forma nos permite hacer un viaje por la historia de Japón.
En la primera sesión que tuvimos del ciclo, hice una introducción histórica de Japón, porque me pareció muy pertinente en esta oportunidad hacer este contraste, entre la historia y las obras que leímos. A continuación, explico un poco en resumen, para los que no asistieron a la sesión:

Inicialmente, leímos a Ryunosuke Akutagawa (1892-1927), el más grande cuentista japonés, y uno de los grandes de la literatura universal. Tanto, que el premio más importante de Japón tiene su nombre. De él leímos sus dos cuentos “Rashomon” y “En el bosque”, ambas historias que fueron adaptadas al cine en una novela única, como fue “Rashomon” de Akira Kurosawa, el gran director nipón, y al tiempo la película que abrió las puertas del cine japonés al mundo. Según el contexto histórico, Akutagawa es importante porque en Rashomon, nos muestra una constante en su literatura, como es la recreación de la dureza y crudeza de la época, con un símbolo particular, que incluso recibe el título de la historia. “Rashomon” fue la más grande puerta de la ciudad de Kioto durante la era Heian. La era Heian (794-1184) fue la época dorada y clásica de la cultura y artes japonesas. En la historia de Rashomon, se muestra la puerta precisamente la gran puerta descuidada y deteriorada, como símbolos de decadencia, que tuvo como gran culpable el transcurso del Siglo XII, que fue una de las épocas más duras e inestables de Japón. La Japón Feudal, los Samurais, los Ninjas y distintos grupos que relegaron la figura del emperador durante casi un milenio, en un periodo que también se conoce como “Shagunato Tokugawa” (1192-1868), a través de ese tiempo en tres periodos. Ya posteriormente vendría la Restauración Meiji, a partir de 1867, que restauraría la figura del emperador, y del Japón que empezó a crecer y prosperar en todos sus apartados, sirviendo para el renacer de varios de los más grandes artistas japoneses. Por eso destaco de Rashomon, la referencia al Japón clásico.

Luego, con Yukio Mishima (1925-1970), nos saltamos el siglo oscuro del Japón, y llegamos directamente a la modernidad del Japón. Pero Mishima, en “El Rumor del Oleaje”, ambientada en los años 50, como lo hablamos en la sesión, manifiesta una nostalgia por el Japón clásico y las tradiciones antiguas. Pero no solamente del periodo clásico de Heian, sino el mismo periodo del Japón Feudal. Y es algo lógico, teniendo en cuenta que su padre y su abuela venían de una tradición y descendencia de samuráis. Pero las energías de Mishima están más enfocadas al periodo después de la segunda guerra mundial, que trajo entre muchas cosas, la larga ocupación de los Estados Unidos en Japón, y poco a poco la inminente occidentalización del Japón. Algo por lo que Mishima luchó hasta el final de su vida. Pero además, también leímos de Mishima, su extraordinaria “Confesiones de una máscara”, donde además que tratar los temas que trató y le preocuparon en su vida y obra, se centra más en su propia vida, en su pequeña autobiografía, que a la vez es uno de los más grandes relatos confesionales de la literatura. Con Mishima, vimos la excelente película de Paul Schrader: “Mishima, Una Vida en 4 capítulos”, que precisamente nos hace una síntesis artística sobre su vida y obra.

Y finalmente llegamos a “Silencio” de Shūsaku Endō (1923-1996), con el que históricamente volvemos al pasado, pero esta vez sí nos metemos en el corazón del Japón Feudal, en el periodo oscuro del Japón. Precisamente en el Siglo XVII, con las misiones de evangelización de los Portugueses al Japón. El primer misionero católico que llegó al Japón fue San Francisco Javier, en el año 1549. En menos de 60 años logró una gran labor, 300.000 católicos. Incluso varios señores feudales se llegaron a bautizar bajo la religión católica. Pero a partir de 1614 inician las persecuciones del estado a los cristianos. Y se inventaron mecanismos de tortura, como la famosa Fosa, que leímos en el libro y también vimos (y veremos) en la película de Scorsese. En esta persecución a católicas, la idea era volver apóstatas al mayor número de cristianos confesos, y si eran sacerdotes mucho más. “Silencio” es una novela con tintes históricos, basada en hechos reales, que relata la expedición de dos sacerdotes, especialmente del narrador principal, Sebastian Rodrigues, en búsqueda de su maestro, Cristovao Ferreira, tras pasar un largo periodo sin saber de él. Por lo que habían dos opciones, se había convertido en mártir, o en un apóstata, como se rumoraba. La novela, es ese viaje de descubrimiento, de aventuras, de sufrimiento, de dolor y de silencio. Precisamente, en el año de 1873, coincidiendo con la Restauración Meiji, la libertad religiosa volvería al Japón. Para ese año, según sólo quedarían 30.000 cristianos.

Como comenté en la sesión, es una novela histórica. Su autor, tiene la particularidad de ser un japonés con educación católica, siendo bautizado a los 13 años. Por lo que en su literatura siempre hubo una tendencia a explorar el fenómeno de catolicismo en Japón, exponer las persecuciones, sentirse diferente, y sobre todo hacer un análisis de las creencias. Porque Endo nunca es propagandista, al contrario, es incisivo y curioso, lo que nos lleva a explorar de forma más objetiva y profunda el tema. La novela varía en la narración, en su mayor parte es un relato en primera persona, desde la voz del padre Sebastián, sus pensamientos, sus dudas, sus monólogos; pero también, en ocasiones se utiliza un narrador omnisciente, cuando sentimos que se refieren a Sebastian, como el padre. Y hay al final otro estilo, y es simplemente como forma de un documento lineal, lo que personalmente hizo que me chocara un poco la parte final, creo que pierde ritmo, y se me hace innecesario ese elemento. Creo que Scorsese sorteó de mejor forma ese final.
Pero lo interesante de todo esto, y lo que quería resaltar al hacer el análisis completo de este ciclo, y su comparación con la cronología histórica del Japón, es porque en realidad realizamos un estudio desde la literatura de todo un país, sólo a través de la lectura de tres de sus grandes autores.


Texto en:

https://asbvirtualinfo.blogspot.com.co/2017/07/club-lectura-ciclo-japon-literatura-cine.html

Confesiones de una máscara, de Yukio Mishima





Reseña de la novela, de Alejandro Salgado B:


El Rumor del Oleaje, de Yukio Mishima



Reseña sobre la novela de Alejandro Salgado B.:

El Rumor del Oleaje (A.S.B Virtual Info)

Rashomon/El Bosque de Ryunosuke Akutagawa



4 Elegías Notables de la Lengua Castellana


La Vida Nueva, de Dante Alighieri


Muerte en Venecia (Recargado), de Thomas Mann


Plátano en Tentación, de Francisco "Sícalo" Pinaud (Homenaje)

Acercamiento al Úlises de James Joyce

El Periodista Deportivo (Richard Ford)




CLUB DE LECTURA DE ÁBACO: 

"El Periodista Deportivo", de Richard Ford

Miércoles 28 de Septiembre/ Miércoles 19 de Octubre Ábaco Libros y Café
6:00 p.m.



El periodista deportivo es la novela que consagró internacionalmente a Richard Ford, de quien Raymond Carver escribió que era «el mejor escritor en activo de nuestro país» y el crítico francés Bernard Géniès afirmó, en una encuesta en el Le Nouvel Observateur, que «se está convirtiendo tranquilamente en el mejor escritor norteamericano».

Frank Bascombe tiene treinta y ocho años y un magnífico porvenir como escritor a sus espaldas. Hace tiempo disfrutó de un breve instante de gloria, tras la publicación de un libro de cuentos, pero luego abandonó la literatura, o fue abandonado por ella.

Ahora escribe sobre deportes y entrevista a atletas, a quienes admira porque «no tienen tiempo para dudas o la introspección». Y escribir sobre victorias y derrotas, sobre triunfadores del futuro o del ayer, le ha permitido aprender una escueta lección: «En la vida no hay temas trascendentales. Las cosas suceden y luego se acaban, y eso es todo» Lección que podría aplicarse a su fugaz fama como escritor, a su breve matrimonio o a la corta vida de su hijo mayor, Ralph, que murió a los nueve años.

¿Cuál es el drama que ha provocado el fracaso de su matrimonio? ¿Por qué Bascombe ha renunciado a la literatura? ¿Qué le anima, sino una «moral de la apatía», un vivir la vida de instante en instante, un rehuir el suicidio por los caminos de la deseada analgésica banalidad?

El periodista deportivo es un implacable testimonio de los desencantos inevitables, de la corrosión de las ambiciones, del aprendizaje de los placeres mínimos que permiten sobrevivir.

«Una novela de lectura compulsiva, que tiene tanto que ver con la crónica de deportes como Moby Dick con la caza de ballenas. Richard Ford escribe sobre el hombre contemporáneo, perdido en el laberinto de la cotidianidad, un superviviente capaz de capear todas las tormentas» (George Vecsey, periodista deportivo de The New York Times).



Richard Ford (1944, Jackson, Mississippi) ha publicado seis novelas –Un trozo de mi corazón, La última oportunidad, Incendios y la trilogía protagonizada por Frank Bascombe: El periodista deportivo, El Día de la Independencia (premios Pulitzer y PEN/Faulkner) y Acción de Gracias–, tres libros de narraciones cortas y largas –Rock Springs, De mujeres con hombres y Pecados sin cuento–, y el breve libro memorialístico Mi madre, editados todos ellos en Anagrama, que le han confirmado como uno de los mejores escritores norteamericanos de su generación: «El mejor escritor en activo de este país» (Raymond Carver); «Un crítico norteamericano ha dicho que Ford se inscribía en la tradición de Faulkner, Hemingway, Steinbeck... Se está convirtiendo tranquilamente en el mejor escritor norteamericano» (Bernard Géniès, Le Nou­vel Observateur); «Richard Ford nos habla de un mundo que nos pertenece, como una canción de Tom Waits o –sirva como paradigma iconográfico– el film de Wim Wenders Paris-Texas» (J. Ernesto Ayala-Dip, El País).


El periodista deportivo, publicada en 1986, es una novela sobre un escritor fracasado convertido en periodista deportivo que sufre una crisis espiritual debido a la muerte de su hijo. Esta obra lo consagró: la revista Time la eligió una de las cinco mejores novelas de año (en 2005 la seleccionaría entre las 100 mejores novelas desde 1923, año de la fundación del semanario)4 y, además, fue finalista del premio Premio Faulkner 1987.

Al año siguiente consolidó su éxito con la recopilación de relatos Rock Springs. Algunos críticos han relacionado estos cuentos con el movimiento estético conocido como realismo sucio (José María Guelbenzu lo define como "realista exhaustivo")6 y compuesto, entre otros, por Raymond Carver y Tobias Wolff, a los que Ford conoció bien. Si bien los personajes de esos relatos son cercanos a los que describen los autores del realismo sucio, los de sus novelas más famosas —de clase media alta.

Esto se refiere principalmente a las historias sobre Frank Bascombe, que son las que le han brindado más fama y con las que ha consechado premios y seguidores. Su segunda novela de la serie, El día de la independencia (1995) obtuvo tanto el Pulitzer como el Faulkner. convirtiéndolo en el único autor en haber ganado ambos premios por el mismo libro. Acción de Gracias (2006) tiene el mismo protagonista, así como las cuatro nouvelles de Let Me Be Frank With You (2014).

Se ha querido ver en Frank Bascombre el álter ego del Ford y considerar que las historias que protagoniza son autobiográficas: como su autor, nació en Misisipi, es hijo único, se quedó huérfano de padre en la adolescencia, quiso ser escritor, trabajó de periodista deportivo... A esto Ford ha contestado: "Pero yo no tengo dos ex mujeres, ni hijos, no soy agente inmobiliario, no he ido a la universidad de Michigan... Las buenas novelas no son autobiográficas. Si escribes una novela autobiográfica estará confinada, limitada por lo que tú eres. Le diré mi concepción de lo que es una buena novela: una buena novela es la que utiliza la imaginación para provocar en el lector que experimente lo impredecible. Y eso sucede cuando el escritor imagina cosas que están muy lejos de su propia vida cándida".


Y ha sido el más reciente ganador del Premio Princesa de Asturias de las Letras (2016)

Moby Dick (Película) de John Huston



Club de Lectura de Ábaco

Miércoles 14 de Septiembre

Lugar: Ábaco Libros y Café
Hora: 6:00 p.m.


Proyección de la película:

"Moby Dick"

del gran director Johh Huston. Película del año 1956, con la presencia de Gregory Peck, y el mismo Orson Welles. Y el guión adaptado por John Huston y el escritor Ray Bradbury. Acá datos generales:



Título original
Moby Dick
Año
Duración
116 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Director
Guión
Ray Bradbury, John Huston (Novela: Herman Melville)
Música
Philip Sainton
Fotografía
Oswald Morris
Reparto
Productora








Metro-Goldwyn-Mayer

Moby Dick, de Herman Melville








CLUB DE LECTURA DE ÁBACO: 

"Moby Dick", de Herman Melville

Miércoles 03, 10, 17 y 24  de Agosto en Ábaco Libros y Café
6:00 p.m.


Moby Dick es la obra maestra de Herman Melville y una de las más representativas de la literatura americana. El capitán Acab, un loco con poder de arrastrar a los demás en su locura, se lanza tras la Ballena Blanca, como encarnación monomaníaca de todas las potencias maléficas. 

Moby Dick ha alcanzado el reconocimiento y el elogio constante que merece una construcción narrativa impecable.

Moby Dick , la novela que William Faulkner hubiera querido escribir, ha alcanzado el reconocimiento y el elogio constante que merece una construcción narrativa impecable. La lucha del capitán Ahab, su terrible obsesión y la mítica persecución de la enorme ballena han traspasado fronteras, consiguiendo así la indiscutible categoría de obra maestra de la literatura universal.

« Moby Dick es el paradigma novelístico de lo sublime: un logro fuera de lo común.» HAROLD BLOOM


Reseña completa de la novela, de Alejandro Salgado B:



Comentarios Club de Lectura:

Re: [clubdelecturacartagena] Re: Cita interesante de "Moby Dick

Alejandro Salgado Baldovino

A propósito, de la cita de Lucho sobre Moby Dick, y el aporte de Mario del Negrito del Batey, sigo alucinando con Moby Dick. Definitivamente esta lectura la estoy disfrutando muchísimo más. Y como tenemos 4 semanas para leerlo, estoy de forma pasada pasando por sus capítulos.

En el primero, "Espejismos", da enseguida una visión del significado del mar para Melville, y lo que representará en esta obra. Y como ese personaje que enseguida se queda con nosotros, Ismael, siente, vive y anhela el mar. Hay muchas descripciones, especialmente pensamientos de Ismael, que sirven para construir ese imaginario sobre el mar y la navegación. Alusiones religiosas, a la mitología y la filosofía.

En el segundo, "El Bolso de Viaje", como describe esa isla antológica "Nantucket", que es real.

Y en el tercero, "La posada, El chorro de la ballena", estupendo! Acá Ismael va a un lugar a buscar habitación, y como está lleno el lugar, le toca compartir con un hombre negro, que le dicen caníbal, porque se dedica a vender cabezas, jejeje. Toda esa descripción, cuando el hombre llega a la habitación, e Ismael describe absolutamente todo, cómo lo ve, con sus prejuicios e ignorancia, y por lo tanto miedo... y como se desenvuelve la escena.
En fin, y así voy siguiendo con los primeros capítulos. Ha sido una excelente elección volver a este clásico. Espero que lo disfruten igualmente.


Fragmentos:

"Como ya he insinuado, no tengo la menor objeción contra la fe de ninguna persona, sea la que fuere, mientras esa persona no mate o insulte a otra persona por el hecho de que esa persona no participe de la misma fe. Pero cuando la religión de un hombre se vuelve realmente insensata, cuando es un verdadero tormento y, en suma, convierte a esta tierra nuestra en una posada harto incómoda para alojarse en ella, entonces creo que ha llegado el momento de llevar a ese individuo aparte y discutir la cosa con él. Es lo que hice con Queequeg".
(Ismael a Queequeg)
(Moby Dick, de Herman Melville)

Lanzamiento Libro: "En busca de caño cristales" (Robert Mykle)







CLUB DE LECTURA DE ÁBACO: 

Lanzamiento del libro: "En busca de caño cristales" de Robert Mykle. (Presencia del autor)


Miércoles 06 de Julio en Ábaco Libros y Café
6:00 p.m.


En busca de caño cristales. Por Robert Mykle. Un hermoso libro, un descubrimiento maravilloso. Como un extranjero es capaz de lo que nosotros no emprendemos: descubrir la belleza escondida  de nuestro país. Amar  lo nuestro.. eso es lo que no hacemos.


A los amantes de la cultura en Barranquilla quiero darles a conocer   a un escritor norteamericano, Robert Mykle, quien próximamente presentara en la ciudad su primer libro traducido al español.



Este autor es conocido en el habla inglesa, con publicaciones premiadas.



Con su Killer`s Cane   donde aborda el tema del huracán que devastó a la Florida en 1928 obtuvo el Premio de la Oficina Nacional de Meteorología de EU al elevar el número de muertos.



En su Palm Beach Confidential, la intriga nos cautiva todo el tiempo.



Y en Ole: Capturando la pasión de los toreros y los aficionados en el siglo xxi, nos hace una maravillosa antología de ese mundo taurino.



Igual es colaborador de muchas revistas como South American Explorer  Magazine.  







Desde joven se convirtió en aventurero, iniciando travesías que lo han llevado por varios países del mundo.




Son legendarios sus viajes por Colombia en donde ha recorrido el país desde la Guajira, pasando por nuestras hermosas montañas, los Llanos Orientales, el Amazonas, etc..  



En todos estos años de visitas continuas  ha tenido la oportunidad de conocer varios ex presidentes, de reunirse con nuestro ya fallecido Nobel de Literatura, de tener relaciones con políticos y personajes del mundo de la cultura, y en esos viajes por nuestras selvas de encontrarse cara a cara con la guerrilla. Y hasta para intentar encontrar el Galeón San José.



Todas esas experiencias y otras más hicieron de Robert un colombianista y ecologista que lo llevaron a acumular maravillosas historias  que se ven plasmadas en su   próximo libro  a lanzar: En busca de Caño Cristales.