Billy Budd, de Herman Melville



Para la próxima semana en el Club de Lectura, se hará un segundo homenaje a Herman Melville, con la lectura de “Billy Budd, Marinero”. Melville no sólo es el autor de la gran novela “Moby Dick”, sino también de otras pequeñas obras maestras que, en su mayoría, tienen como escenario el mar. Sin olvidar “El vendedor de parrarayos” o “Bartleby, el escribiente”.

En “Billy Budd” (1891), muestra una visión del conflicto entre la justicia y la ley, personificadas en un joven grumete que ha dado muerte a un hombre de forma involuntaria, y que representa la inocencia, y el malvado y endurecido oficial que lo acusa. 

“Billy Budd” tiene un poco más de 50 páginas. Para que se animen, dejo la sinopsis del libro:

“En esta breve novela, escrita en 1889 –y no publicada hasta 1924, mucho después de su muerte-, traza Melville el drama del inocente que se enfrenta al odio ciego e inhumano de la inteligencia pervertida. Billy Budd es un joven marinero muy apreciado por toda la tripulación. Su alegría y rectitud garantizan el buen ambiente del barco. Analfabeto y algo tartamudo, Billy lleva consigo sin embargo una cualidad casi sobrehumana: no ha perdido la inocencia. Sin experiencia del mal, es lo más parecido a un ángel sin poderes. Todos se dejan envolver por el encanto que desprende, salvo Claggart, el maestro de armas del buque. Inteligente, reflexivo, enseguida entiende –al conocer a Billy- que está delante de un "fenómeno moral" sin precedentes. Y entonces brota el odio de su alma malvada. Porque Claggart, "comprendiendo lo bueno, pero sin fuerzas para serlo, no tenía otro recurso que replegarse en sí mismo y, como el escorpión, desempeñar hasta el fin el papel que le había caído en suerte". Comienzan entonces las maniobras para probar a Billy, las trampas para intentar corromper su honestidad. Billy es incapaz de pensar mal de Claggart, aunque existan suficientes pruebas para asegurar que va a por él. Tras los repetidos fracasos de sus argucias, el maestro de armas terminará acusando de sedición a Billy ante el capitán, precipitando el drama. Las páginas finales suponen un pulso entre la recta conciencia del responsable del barco y la estricta aplicación de las leyes militares. La integridad de Billy permanecerá intacta hasta el terrible desenlace”.











23:52


No hay comentarios:

Publicar un comentario