Pedro Páramo, Juan Rulfo

Junio 23. Juan Rulfo, Pedro Páramo (1955), Macondo y Comala de Angel Marcel. Otros cuentos de Rulfo. Rulfo (1), Rulfo (2), Rulfo (3)
Aporte de Iliana Restrepo: Pedro Páramo y Cien años de soledad - Historias circulares.


Aporte de Raymundo Pinaud que ayuda a entender los textos de mexicanos (por ejemplo, Fuentes y Rulfo). DICCIONARIO BREVE DE MEXICANISMOS

Aporte de Ignacio Vélez. De Gabriel García Márquez sobre Rulfo y la influencia en su obra: Breves nostalgias, Cambio, 6 de octubre de 2003, pp. 64-66 .
Día de muertos en México: Para emboscar el olvido de María Cortina. Credencial, Edición 84, noviembre de 1993. pp. 35-40. (No falta ninguna página, se eliminó la publicidad).

De Alejandro Salgado (como siempre tan incisivo y profundo). Muchas gracias Alejandro.
Hola a todos, ante nada quiero darles excusas por mi poca participación  en la última reunión. Pero realmente estaba muy atento escuchando todos los comentarios, que me parecieron muy productivos.

Inicialmente quiero decir que me pareció excelente el ensayo de Iliana. En particular porque creo que enlaza muy bien ambas historias. Y sobre todo que da a conocer los puntos clave y de cohesión en todos los aspectos que forman el entorno de ambas obras.

Hay un punto en particular que me llamó la atención, y es cuando se  comentó acerca de la afinidad de los escritores latino americanos a escribir sobre las problemáticas del país o región que habitan etc. Considero que los escritores, escriben sobre cosas que conocen y viven diariamente o desearían vivir, pero ante todo, sobre lo que conocen ya sea empíricamente o producto de su propia imaginación.  Así que yo veo esta característica narrativa como algo muy común  en la literatura de cualquier parte.

Además hay algo interesante que recordé acerca del documento que les envié sobre Cortázar y el Sentimiento de lo fantástico. En ese texto se enuncia el desarrollo de los escritores de Latinoamérica en la producción de cuentos y textos fantásticos. Ya que finalmente lograron captarlo y utilizarlo con una gran maestría. Muchas veces observamos que este estilo “fantástico” o “mágico”, muchas veces es utilizado por nuestro escritores para expresar el mundo y las cosas que conocen y viven, y en otras ocasiones solo ponerlas en contexto con la realidad, pero todas las situaciones “reales” y normales delineadas con mucho cuidado con pinceladas de la creatividad de cada escritor.

Esto me lleva a otro punto importante, que se tomó de manera más general. Fue cuando se habló sobre la dificultad de las adaptaciones de libros a películas, específicamente de textos de escritores latinoamericanos. Antes de dar mi opinión sobre este punto, respondo otra pregunta de la directora y compañera del Club Vanesa Pérez, acerca de lo que buscamos las personas que hemos leído un libro, al ver una adaptación en el cine. Yo personalmente siento mucha curiosidad y emoción antes de ver la proyección  de una adaptación al cine de un texto ya leído. En el club hemos tenidos varias experiencias de este tipo, y una vez comente que el lenguaje cinematográfico complementa en cierta forma la lectura del texto. Porque cuando leemos un libro primero y observamos la película luego, te entretienes (en caso que sea buena) y puedes disfrutar de las imágenes. Y sobre todo tienes un punto de vista subjetivo para poder criticarla. En cambio, al observar primero una película y luego leemos el libro, puede que nos preguntemos al ver la película, lo que los personajes están pensando en determinados momentos, específicamente en esos momentos de gran silencio, que solamente un gran actor puede trasmitirte en el cine. Por esto, pienso que son en cierta forma complementarios algunas veces.

Pero entrando en materia ahora en el caso de las novelas latino americanas, debo decir que varias o todas las obras que han intentado llevar al cine y han resultado “intentos fallidos” para algunas personas, son historias con sutilezas profundas y contenidos específicos dentro del mundo del escritor, que el director de la película muchas veces no comprende o simplemente prefiere ignorar para imponer su propia visión.

Esta semana que estaba investigando, observe que se piensa sacar una película de Pedro Páramo, protagonizada por el genial actor mexicano: Gael García Bernal. Este es el enlace de la noticia:

En este punto recordé una de las historias que contó el profesor Ignacio, acerca de un comentario de Gabo, sobre la dificultad de llevar Pedro Páramo al cine, el problema de los nombres. Sin embargo, esperemos que la película sea muy buena.

Aprovecho para comentar, que una de las adaptaciones que a mí me gustó, pero que no generó mucho eco en el público, fue la adaptación de la novela de José Saramago, Ensayo sobre la Ceguera, por el director Fernando Meirelles llamada “Ceguera” o “Blindness”. Protagonizada por Gael García, Julianne Moore y Mark Ruffalo. La película generalmente me gustó mucho, y el propio escritor (Saramago) que la pudo observar estando vivo, expresó su gratitud al director.  Aquí les dejo el enlace de este maravilloso momento, en donde Saramago acaba de ver la película junto con el director y lo felicita: http://www.youtube.com/watch?v=7XzBkM_LdAk



 

Sobre la influencia de Rulfo en Gabo nos muestra Raimundo Pinaud lo siguiente:
"-¿Adónde fue su marido?
-No es mi marido. Es mi hermano; aunque él no quiere que se sepa. ¿Que adónde fue? De seguro a buscar un becerro cimarrón que anda por ahí desbalagado. Al menos eso me dijo."

Juan Rulfo, Pedro Páramo.

"Mucho después, en la antesala de un consultorio, encontré una revista médica con otra obra maestra desbalagada: La Herencia de Matilde Arcángel. 

GGM, Breves nostalgias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario