Sesión sobre Cuba



En la pasada sesión tuvimos la esperada sesión sobre Cuba. Antes de iniciar la sesión, nos encontramos con un hermoso detalle traído directamente desde Alemania, de parte de nuestra querida amiga Katja. Katja, muchas gracias, nos ilusionamos y disfrutamos mucho tus regalos, te sentimos presentes y una vez más nos diste testimonio de tu grandeza como persona. Aquí adjuntaré unas fotos que ya han enviado dispersas en los correos. En el correo encontrarán adjuntos dos fotos y un vídeo corto sobre la presentación de Iliana, para que vean la ambientación los que no estuvieron presentes. Tengo un vídeo más largo que no puedo enviar por correo.

Luego de ese dulce regalo, ya nos encontrábamos preparados para ese plato agridulce que representa hablar de Cuba.

Iniciamos con Iliana, que fue la encargada de guiarnos en ese viaje visual y auditivo, a través de un collage de imágenes, que mostraban su inolvidable viaje a Cuba, ese país del que siempre es incómodo hablar y que siempre se mira con prejuicios.

Iliana nos trasmitió su emoción, introduciéndonos en la magia que envuelve al país centroamericano. Resaltando los puntos positivos del régimen, como es la conservación de los monumentos y sitios históricos, entre ellos edificios muy bien conservados que transpiran su herencia europea, y que son capaces de trasladar a los visitante a otra época. En ese pequeño ejercicio visual, pudimos observar el poderoso funcionamiento de nuestra memoria y nuestro cerebro, que es capaz de trasladarnos mentalmente a través de nuestra imaginación a otro momento de la historia. Los que veíamos el vídeo, lo hacíamos por medio de la visión solamente, pero los que estuvieron en cada uno de esos lugares, seguramente tuvieron mayor facilidad, gracias a el complemento de sus sentidos, tanto del tacto, como del olfato y tal vez la audición.

Además de ese patrimonio real y tangible, también pudimos apreciar otro de los elementos más importantes del país, y es su gente. Desde los improvisados guías turísticos que siempre esperan conseguir algo más del turista, pasando por las palenqueras o vendedoras de frutas que cobran por tomarse fotos con ellas, por el grupo de personas que se reúnen para hablar todo el día sobre la pasión por la pelota caliente, por los artistas que abundan y se encuentran en cada rincón, desde un restaurante con simplemente su guitarra y su voz hasta en un bar con su propio escenario, por los educados, por los “luchadores” y por las vendedoras de maní con voces prodigiosas.

Claramente, luego de tantas maravillas y la finalización de la reproducción del vídeo, fue necesario abordar el otro lado, el difícil, ese que siempre incómoda, el de la situación política del país. Y quien mejor para introducirnos con propiedad al tema, que nuestros invitados cubanos, quienes nos hablaron de ese contraste en la isla. Eso que muchas veces no se ve. La visión de uno de los hijos de la revolución.

A partir de ese momento se generaron distintas discusiones sobre Cuba y su realidad, su sistema político, su educación y la visión desde dentro y fuera de la isla.

Cuba, como un país de complejidades. Y resaltando a su cultura y educación como dos de los grandes aportes o logros del régimen. Esa revolución que inició hace tantos años y emocionó a muchos en sus etapas iniciales, pero que le faltó prever varias cosas.

Una de las tantas cosas que sucedieron, se puede plasmar en el ejemplo de la educación con los hijos. Pueden dar a los hijos todos los bienes materiales, sobre todo cuando al padre tuvo una infancia de escasez. Pero si lo das todo, puedes acostumbrarse a ello. Tienes que prepararlos de la mejor forma, con tal de que puedan desarrollarse por sí mismos. Sin imponer ideales, con la esperanza de que hagan lo que tú quieras. Esa libertad debe extenderse hacia esa confianza que ya le has dado para descubrir sus propias habilidades y decidir en lo que elija desempeñarse de la mejor forma.   

Pero si quieres que el capital humano cubra los distintos medios de producción necesarios para el funcionamiento de una economía normal, también deben existir incentivos. Estos se deben acordar y tratar de distribuirlos de la mejor forma posible. No necesariamente deben ser totalmente económicos. Todo de acuerdo a la estructura del sistema político. Pero todo esto, es un proceso que debe iniciarse desde la infancia.

Otra cosa a tener en cuenta, es que el poder transforma. Para bien o para mal. Se puede utilizar para hacer algo bueno para la comunidad, pero entender que no tienes todas las respuestas. Y también tener en cuenta, que así como se trasforma a la sociedad, el poder tiene la habilidad de trasformar al individuo que la posee. Él no se da cuenta, tal vez sí. Es algo natural.

Decir si un sistema económico es bueno o malo, es muy sencillo. Muchos teóricamente con perfectos. Pero al llevarlos a la práctica, al llevar el experimento social hacía la misma experiencia, con los verdaderos actores, que somos nosotros mismos. La cosa se vuelve un poco más complicada. Creo que nunca encontraremos uno perfecto, porque nosotros no lo somos. Pero si creo, aunque sea muy en el fondo y en una pequeña luz, en el ser humano. Y en la capacidad de este, un ser naturalmente dual, en canalizar sus instintos y actuar en pro de su desarrollo personal inicialmente, y al mismo tiempo en el de la sociedad en general.

Se tocó el tema de las leyes, otro tema escabroso. E incluso algunos hablaron de llegar nuevamente al tema del fusilamiento ante un crimen. Algo aterrador para algunos, pero al fin y al cabo, es algo que aunque lo reprobemos a viva voz, siempre ronda nuestros pensamientos. Sobre todo cuando lo experimentamos en carne propia.

Se comentó también un poco el tema de la violencia, pero ese prefiero reservarlo para la próxima sesión con mi presentación un poco afín con el tema. Es un tema complejo y que nunca debe verse desde un solo punto de vista, ya que son tantas las variantes y variables que influyen en ella.

En síntesis, escuchamos a Cuba, vimos a Cuba, discutimos a Cuba y nos emocionamos con Cuba. Hicimos ese recorrido estupendo que todos los turistas se llevan en sus corazones. Y también volvimos a tierra y discutimos algunos de sus contrastes. Al final, todos estuvimos relativamente de acuerdo en algo. Con sus puntos positivos y negativos, Cuba es un país de contrastes… y no es el único. Así como nosotros mismos. Depende de cada quien la valoración que le dé al país, compare, haga su depuración, analice los resultados y llegue a una pequeña conclusión.  









Próxima sesión 

Nos vemos la próxima semana con el cierre de actividades del Club y mi presentación sobre el Especial de Violencia en las Aulas. Pensaba que viéramos una de las pelis, pero creo que con la presentación basta y luego para que podamos a hablar del cierre y las próximas actividades. 

Saludos 







00:00

No hay comentarios:

Publicar un comentario